domingo, 13 de enero de 2013



El próximo mes de febrero saldrá publicada mi última libro "El caso del mago ruso", con Ediciones B. El personaje de la historia fue un antepasado mío, que fue Jefe de la Brigad de Investigación Criminal de Madrid, a principios del siglo XX. Se le conoció como el Sherlock Holmes español. Pero mejor les dejo la introducción que escribió mi hijo como prólogo de la novela. Espero que la disfruten. 
Buenas lecturas.


IN MEMORIAM

            Insuflar vida a un personaje de ficción no es fácil. Aquellos que nos dedicamos a jugar con las palabras y a meternos en los zapatos de otras personas lo sabemos bien. Un personaje de ficción debe parecer real. Debe estar marcado por su pasado y albergar la esperanza de tener un futuro, como cualquiera de nosotros.
            Quizá por ello, lo mejor que le puede pasar a un escritor es que un personaje de ficción le sea revelado por las vías no tradicionales. Por ejemplo, diseccionando las tripas de carpetas corroídas por el tiempo y documentos manchados de una historia que hiberna en un cajón, o a través de fotografías de familia, en las que desconocemos quién es ese tipo de barba y pajarita que, con gesto hosco, parece sonreír tímidamente ante la cámara.
            Cuando hace dos años, Patrick Ericson (pseudónimo adoptado por mi padre, autor de este libro) descubrió la vida y obras de nuestro antepasado Ramón Fernández-Luna Pavis, creyó haber encontrado a ese personaje que busca todo autor (y al que terminaría convirtiendo en protagonista central de esta novela, El caso del mago ruso).
            Sin embargo, la historia de este sagaz jefe de policía permanecía latente en su interior, desde mucho tiempo atrás. Y es que, me consta que ellos ya se conocían: Tanto su padre, como sus tías Concha y Anita, ya se habían encargado de transmitirle desde niño las andanzas de aquel “Sherlock Holmes” español, como fuera denominado por la prensa de la época. Aunque, como suele ocurrir en estos casos, mi padre acabara desechando estas historias por no considerarlas más que habladurías, exageraciones que las familias se permiten, en ocasiones, para hablar con decencia de sus antecesores. Pero éste no era el caso. No eran simples batallitas.
            Ramón Fernández-Luna fue, en efecto, el reputado jefe de la Brigada de Investigación Criminal en Madrid, a principios del siglo XX. Y, más tarde, un oficial denostado por sus tendencias liberales y por sus constantes enfrentamientos con los responsables de seguridad de Primo de Rivera. Entre 1913 y 1923, fue el encargado de resolver importantes casos de la policía como el crimen de El Federal, el caso del Capitán Sánchez (del que Vicente Aranda se valió para rodar un capítulo de la serie de TVE de los ochenta La huella del crimen) o el robo del Tesoro del Delfín, a través de métodos poco ortodoxos para la época, como podían ser disfrazarse de mendigo o de chulapo para introducirse en los ambientes criminales.
            Aunque, su caso más afamado (y por el que nunca pasó a convertirse en celebridad), no es otro que el de la frenética persecución y posterior detención del criminal de guante blanco Eduardo Arcos Puch, apodado “Le fantôme” por la prensa gala; y en el que años más tarde se inspirarían Marcel Allain y Pierre Souvestre para dar vida a su personaje literario Fantômas.
            Nuestro comisario terminaría su trayectoria profesional en la policía en 1923. El mismo año en que decidió fundar el Instituto Fernández-Luna, una de las primeras agencias de detectives de este país.
            Las necrológicas hablarían de él seis años más tarde. De forma muy somera y discreta. Al contrario que los criminales que él encarceló, su nombre caería en el olvido... hasta ahora. Patrick Ericson no llegó nunca a conocer a esta persona, pero gracias a sus investigaciones y por medio de esta novela, todos podremos conocer al personaje. Y es que, ser convertido en un héroe de ficción por alguien de tu propia descendencia, parece una buena forma de hacer justicia.

ERIC LUNA





3 comentarios:

Neftis dijo...

Me pongo con este libro ahora mismito.

Un saludo ;-)

Andrés López dijo...

Hola, estoy de vacaciones y me he traído tu novela, me ha gustado. Después de ver tu biografía y ver que has nacido en Alhama, te tengo que preguntar si eres hijo de Tomás Luna (no recuerdo si Fernández), que trabajó en Alhama en el Banco Popular y posteriormente fue trasladado a Totana.

Patrick Ericson dijo...

Gracias, Neftis. :-)

Hola, Andrés:
En efecto, soy hijo de Tomás Fernández-Luna, que trabajó en el Popular en Alhama. Precisamente fue él, mi padre, quien me contaba las historias del hermano de su abuelo.
Un saludo.